⊛ ¿Cómo constituir tu empresa en Málaga? - Galán Palmero Abogados

Constitución de empresas

Crear su propia empresa no tiene que ser una tarea complicada, especialmente si ya tiene un proyecto y la inversión necesaria. Por tanto, si ya cuenta estos requisitos, el siguiente paso será la constitución legal de su compañía.

Con la finalidad de orientarle, le presentamos las distintas formas societarias que puede adoptar su negocio en Málaga para elegir la que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Qué es una Sociedad Mercantil?

Para entrar en contexto, iniciemos por señalar brevemente lo que es una sociedad mercantil. Se trata de una organización con personalidad jurídica propia, la cual a través de operaciones o actos comerciales obtendrá un lucro, Estas utilidades, deberán ser distribuidas entre los socios. Es de destacar, que esta nueva organización o ente tendrá obligaciones fiscales y mercantiles.

Tipos de sociedades

Ahora que tenemos claro lo que es una sociedad mercantil, pasemos a distinguir sus tipos. Conocer este aspecto tiene especial relevancia, dado que cada una tiene características propias.

En este sentido, las mismas se constituyen con requisitos diferentes, al tiempo que debe evaluarse cuál se adapta mejor a la finalidad y necesidades de los socios y del negocio en sí. Además de ello, ya en funcionamiento el tratamiento fiscal y las diversas obligaciones a las que deba atender la sociedad variarán en función de su forma.

Sociedades de responsabilidad limitada

Como seguramente habrá podido evidenciar en la experiencia, es el tipo de sociedad más utilizada. Su capital social se encuentra dividido en participaciones de igual valor y su transmisibilidad se encuentra regulada, lo que implica una ventaja si se desea mantener control de quienes integran la sociedad.

Por otra parte, su principal característica es que la responsabilidad de la sociedad está limitada al capital aportado por cada socio, no afectando a su patrimonio personal, característica ésta que representa su mayor ventaja.

En cuanto a su constitución, debemos destacar que los socios fundadores deben aportar 3.005 euros correspondientes al capital mínimo. Dicha cantidad, debe haberse desembolsado en su totalidad para el momento de la formalización de la escritura pública. Este desembolso puede ser en dinero o mediante el aporte de bienes muebles a la sociedad.

Sociedades anónimas

Es la forma societaria por excelencia cuando de grandes compañías se trata. En lo que se refiere a la división de su capital, se realiza a través de acciones y, guardando similitud con las sociedades de responsabilidad limitada, la responsabilidad de los socios frente a las deudas de la empresa se limita proporcionalmente al capital aportado por cada uno.

Por su parte, requiere un capital mínimo de 60.101 euros para ser constituidas. Esta cantidad, debe haberse desembolsado en un mínimo de 25% al momento de la formalización de la escritura pública.

A diferencia de las sociedades de responsabilidad limitada, las acciones son transferibles con total libertad. Por tanto, un control estricto sobre las personas que integren la sociedad se hace prácticamente imposible. Sin embargo, esta libertad facilita el ingreso de inversionistas, por lo que bien vale la pena evaluar qué aspecto adquiere mayor relevancia para el desarrollo del negocio.

Por otro lado, tanto las sociedades anónimas como las de responsabilidad limitada, pueden constituirse con una sola persona (las llamadas sociedades unipersonales).

Asimismo, el proceso de constitución se asemeja bastante, siendo quizás el de responsabilidad limitada un poco más sencillo y a la larga, las obligaciones fiscales de esta última son menores.

Sociedades colectivas

A diferencia de las dos anteriores, para la constitución de una sociedad colectiva, se requiere un mínimo de dos socios, siendo la segunda gran diferencia que no necesita de un capital inicial. Pero, la responsabilidad de los socios será ilimitada, es decir, que ante las deudas de la sociedad los socios también les harán frente con su patrimonio personal.

En cuanto a la entrada de nuevos socios, éstos requerirán de la aprobación de todos los anteriores, lo que complica posibles ampliaciones de capital.

Sociedades comanditarias

En esta sociedad coexisten dos tipos de socios, a saber: unos que aportan trabajo, denominados socios colectivos. Estos socios, responderán con su patrimonio personal en caso de afrontar deudas de la sociedad. Por otro lado, se encuentran los socios comanditarios, quienes solo aportan capital y cuya responsabilidad limitada, en proporción al capital aportado.

Para su constitución, se necesita un mínimo de dos socios sin que se establezca un límite máximo. Un aspecto que comparten con las sociedades colectivas es que no requieren un capital mínimo.

Sociedad Cooperativa

Se trata de un grupo de mínimo tres personas (cooperativistas), que deciden unirse para desarrollar una actividad económica común. Todos los integrantes serán socios, quienes además deciden el futuro de la sociedad, al tiempo que cada uno podrá ser titular de máximo un tercio del capital.

No requiere de un mínimo de capital para su constitución, quedando establecido éste en sus estatutos, siendo su responsabilidad limitada.

Este tipo de sociedades se caracteriza porque su objetivo es prestar un servicio, mientras que se los integrantes se benefician del apoyo mutuo.

Paso a paso para la constitución de una empresa en Málaga

Ahora bien, los pasos a seguir para la constitución de una empresa, independientemente del tipo societario elegido se puede resumir en los siguientes:

– Lo primero que debe hacer es solicitar la certificación negativa del nombre de la sociedad ante el Registro Mercantil Central. De esta forma, se asegura que no existe otra sociedad con ese nombre y podrá reservar el suyo por un máximo de 6 meses.

– Posteriormente, deberá abrir una cuenta bancaria a nombre de la sociedad en la cual se depositará el capital social.

Una vez realizado lo anterior, se procederá a realizar la escritura pública y los Estatutos, para ser inscritos en el Registro Mercantil correspondiente.

– De seguidas, deberá pagar el Impuesto Sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Con lo cual podrá solicitar su Número de Identificación Fiscal, así como dar de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas y en el Censo de Empresarios de la Agencia Tributaria.

En esta fase resulta importante proseguir con la afiliación y obtención del número de la Seguridad Social, dar el alta a los socios trabajadores, administradores y a los trabajadores.

– Finalmente, corresponderá a la legalización y actualización de los Libros de Actas, de Socios, de Visitas y de Reclamaciones e informar el inicio de actividades del Centro de Trabajo a la Dirección General de Trabajo. El resto será tramitar la solicitud de la Licencia de apertura ante el Ayuntamiento.

La mejor asesoría legal en Málaga

Para que la constitución de su empresa soñada, se ejecute sin contratiempos ni disgustos, y cumpla con todos los requerimientos legales, lo mejor es acudir a los expertos. La asesoría de abogados especializados en derecho mercantil, no solo le permitirá elegir la forma jurídica más conveniente para su negocio, sino que podrá materializarla de manera segura.

Asimismo, le ayudarán con la tramitación ante los órganos competes para legalizar la constitución de la sociedad. Así que recuerde que la oportunidad de crear su empresa está al alcance de sus manos.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.