⊛ ¿Qué es la Ley de la segunda oportunidad y cómo se aplica? - Galán Palmero Abogados

Ley de Segunda Oportunidad

Las dificultades económicas son una realidad constante, especialmente en los últimos años. Sin embargo, estas malas rachas pueden ser más graves para algunas personas, quienes pueden llegar al extremo de no poder afrontar ninguna deuda. Ante estas críticas condiciones, la legislación española prevé un mecanismo para quedar libres de deudas. 

Por supuesto, se aplica reuniendo unos requisitos y siguiendo un procedimiento, podríamos acogernos a la llamada Ley de Segunda Oportunidad.

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

Si de deudas se trata, las leyes en materia mercantil se han desarrollado bastante bien para actuar en caso de que una empresa sea insolvente; esto, a través del concurso de acreedores. Pero, para el caso de las personas físicas esta opción no era posible, por lo que debían afrontar sus deudas sin contar con un mecanismo alterno.

Ahora bien, desde el año 2015 existe la Ley 25/2015 mejor conocida como Ley de Segunda Oportunidad. Esta normativa legal nos da la posibilidad de eliminar la totalidad de las deudas pendientes. Ello, con la finalidad de dar a los deudores una nueva vida que además les permita iniciar nuevamente sus proyectos como autónomos o retomar sus planes personales. 

Así las cosas, a esta ley puede acogerse un particular, autónomo o empresario. En este orden de ideas, la Ley de la Segunda Oportunidad permite eliminar todo tipo de deudas. Por lo tanto, no importa si las deudas a las que no pueda hacer frente sean préstamos bancarios, hipotecas, deudas con Hacienda o la Seguridad Social, proveedores, facturas, entre otros.

En este punto, vale señalar que esta ley toma en cuenta el historial financiero del deudor insolvente. En este sentido, se configura como un mecanismo o instrumento para liberar de deudas a quien siempre ha sido un buen pagador, pero que por diversas circunstancias se encuentra en un determinado momento de mala situación económica.

De lo anterior se deriva que para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, el deudor debe cumplir una serie de requisitos muy bien determinados, pues la ley también reconoce el derecho del acreedor a recuperar su acreencia.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad en Málaga

Conozcamos entonces de qué se tratan estos importantes requisitos para poder optar a este mecanismo liberador de deudas. 

El primero y principal requisito es que la persona, profesional, autónomo, comerciante o empresario individual debe ser insolvente, es decir, no poder pagar sus deudas pendientes. Esta situación puede estarse dando ya o ser inminente.

En lo que se refiere a la cantidad de deuda total, encontramos que ésta no puede superar los 5 millones de euros.

Asimismo, debe tratarse de un deudor de buena fe. Sobre este punto, y como ya lo señaláramos antes, esta ley toma en cuenta que el deudor que decida acogerse a este mecanismo debe tratarse de un buen pagador que pasa por un mal momento. En tal sentido, deberá demostrar que se trata de una persona transparente, con la mejor disposición de pagar. Por tanto, esto implica buenas prácticas no vender o esconder bienes durante el procedimiento, no incurrir en una nueva deuda, etc.

Igualmente, el deudor no puede haber sido sentenciado por delitos contra el patrimonio, orden socioeconómico, falsedad documental, Hacienda, Seguridad Social o derechos de los trabajadores, en los últimos 10 años.

Adicionalmente podemos indicar que, no podrá acogerse la Ley de Segunda Oportunidad el deudor que hubiere acudido a este procedimiento en los últimos 10 años. Para aquellos casos en los que el deudor hubiera sido objeto de otro concurso de acreedores, es requisito imprescindible que el mismo no se haya declarado culpable. 

Otro requisito, que si bien no es indispensable puede ser de gran ayuda al procedimiento, es intentar alcanzar un Acuerdo Extrajudicial de Pagos.

¿Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad prevé 3 fases principales, las cuales son importantes conocer si necesita acudir a este mecanismo.

Primera fase

La primera fase, consta básicamente en reunir toda la documentación pertinente para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad. Estos documentos en su mayoría tienen por objeto justificar la situación económica, es decir, están destinados a demostrar el estado de insolvencia. 

Como ejemplo de estos documentos tenemos: podrá justificar las deudas mediante recibos pagados, contratos o cuadro de amortización. En caso de poseer propiedades, como una vivienda, deberá presentar una nota simple certificada por el registro de la propiedad, mientras que para los vehículos podrá presentar el permiso de circulación.

Parte esencial de la documentación a presentar, es la relacionada a los ingresos, sobre este particular, deberá incluir las últimas nóminas o en el caso de las pensiones, un certificado anual. También, será necesario tener a la mano la información de los gastos como lo son alquiler, hipoteca, gastos básicos del núcleo familiar, etc.

Sobre estas consideraciones, es importante destacar que cada caso es diferente, por lo que dependiendo de cada uno la documentación podría variar. Por tal motivo, es vital contactar a los expertos para que lo oriente sobre los documentos que en su caso le serán más útiles.

Una vez cuente con toda la documentación necesaria, se deberá acudir al notario y posteriormente, le será adjudicado un mediador concursal.

Segunda fase

Con la intención de eliminar una parte de las deudas mediante un acuerdo extrajudicial de pagos, bajo la tutela de un juez y la posible intervención de un mediador concursal, asignado por el notario, se propone a los acreedores la eliminación de una parte de las deudas, mientras que el restante será pagado de manera fraccionada. 

De este modo, solo queda una pequeña cuota a pagar, acorde para el estado actual de su economía.

Tercera fase

De no lograrse un acuerdo extrajudicial, se buscará eliminar el 100% de las deudas. Esta fase es judicial, para lo cual se requiere de la liquidación del concurso, el cual finalizado, corresponderá al juez determinar la concesión del Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho o, en otras palabras, el perdón de todas las deudas.

Terminado el procedimiento, ya no tendrá deudas con impagos y podrá salir de las listas de morosos.

¿El acreedor puede solicitar la revocatoria del Beneficio? 

La respuesta es sí, el acreedor podrá solicitar al juez revocar este beneficio durante los siguientes 5 años a partir de la concesión del beneficio. No obstante, para ello deberán darse al menos una de las siguientes circunstancias: 

– El deudor no cumpla con los requisitos para la concesión del beneficio.

– No cumpla con el acuerdo extrajudicial.

– La situación económica del deudor mejore, en este plazo de 5 años, por lo que pudiera pagar las deudas pendientes

– Si se descubre que el deudor ocultó ingresos, bienes o derechos patrimoniales.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.