⊛ Tutela en Málaga. La mejor representación jurídica

Tutela

Hay muchas personas que no se pueden cuidar por sí mismas y requieren que alguien lo haga por ellas. En tales supuestos, la tutela es la herramienta jurídica responsable de proteger tanto a esas personas como a su patrimonio. Esta necesidad de protección puede surgir como consecuencia de enfermedades físicas o mentales que impidan el normal desenvolvimiento del afectado.

Esta situación puede ser temporal o permanente y solo la puede decretar un juez en un proceso judicial.

En Galán Palmero somos abogados especialistas en esta materia y estamos preparados para llevar a cabo la mejor representación judicial.

¿Quiénes estarán sujetos a tutela?

En este punto lo primero que hay que tomar en cuenta es que, en condiciones normales, toda persona menor de edad se encuentra bajo la tutela de sus padres. Esta condición deja de ser válida con la mayoría de edad o en supuestos especiales como la emancipación del menor.

Sin tomar en cuenta lo anterior, (que es lo normal y representa la mayoría de los casos), pueden ser tutelados los menores de edad que no se hayan emancipado, siempre que no estén bajo la guarda y el cuidado de sus padres. Esto es evidente en los casos típicos de los menores de edad en situación de calle o desamparo. Otra situación donde esto es común, es cuando los menores que, aun estando emancipados, presenten una discapacidad que perdure después de que alcancen la mayoría de edad.

Por otro lado, también pueden ser tuteladas aquellas personas mayores de edad que ya no están bajo la patria potestad de sus padres, pero que por razones particulares son sometidas a patria potestad prorrogada.

La capacidad jurídica y las tutelas

Incluso antes de nacer, tenemos derechos que nos garantizan la vida, libertad e independencia. Sin embargo, en algunos casos esto no implica que se tenga plena capacidad de actuación. En tal sentido, la Ley requiere que todas las personas alcancen cierta edad que por lo general se asocia a la capacidad de discernimiento. Para la ley, solo alcanzado ese momento la persona tiene plena facultad para asociarse o vincularse libremente como lo es el caso de contraer matrimonio, o administrar sus bienes.

Ahora bien, puede ocurrir que, en ocasiones, incluso habiéndose alcanzado la mayoría de edad, la persona cuente con alguna incapacidad que le impida valerse por sus propios medios. En estos casos, y debido a esa condición en particular, la capacidad de disponer de sus bienes o de cuidar su vida debe ser ejercida por un tercero que tenga las capacidades para hacerlo.

Esta situación es similar en lo referido a la capacidad jurídica de los niños (hasta que alcanzan cierta madurez), ya que la misma suele estar sometida a la voluntad de sus padres. Sin embargo, en los casos de ausencia de ambos padres, es normal que la responsabilidad del cuido deba ser ejercida por otra persona.

Cuando alguien ejerce la capacidad jurídica en nombre de un menor de edad no emancipado o de un adulto incapacitado para ejercerla, recibe el nombre de curador.

¿Cuáles son los tipos de tutela en Santander?

Algunas personas no saben bien de qué tratan estos temas y se imaginan que existen muchos tipos de tutela, cuando en realidad solo existen dos tipos.

La tutela familiar

Es aquella que recae sobre uno o más miembros de la familia del menor de edad no emancipado o del adulto incapacitado a través de una decisión de un juez en un acto judicial.

Sin embargo, los familiares no son los únicos que forman parte de este tipo de tutela. Según cada caso, y por un período corto de tiempo, también pueden participar el juez que conoce el asunto y los entes gubernamentales con funciones de supervisión. Esto siempre con el ánimo de salvaguardar, proteger y asegurar tanto los derechos como el bienestar de la persona tutelada.

La tutela de autoridad

Las tutelas de este tipo, por lo general son ejercidas por el estado a través de funcionarios o por medio de los organismos preparados para ello.

En este punto es importante tomar en cuenta que en algunos casos puede existir una especie de tutela compartida entre el estado y un familiar del tutelado, cuando esto ocurre y hay discrepancias de opiniones entre ellos, siempre a de predominar la intervención estatal.

Es importante considerar que, en este último supuesto, el objetivo del tutor no es diferente que en los casos descritos anteriormente y será velar por la integridad y derechos de los tutelados, así como de su patrimonio.

¿Son lo mismo la tutela y la curatela?

No, no son lo mismo, existe una diferencia fundamental entre ambas herramientas legales. La curatela tiene como objetivo la asistencia de incapaces en actos específicos, indicados por el juez, siempre que la persona no pueda efectuar tales actos por sí mismos. Por el contrario, en las tutelas los tutores encargados de velar por el beneficio de los afectados, deben cumplir con esta responsabilidad todo el tiempo.

Por otro lado, a la curatela están sujetos los menores emancipados cuyos padres hayan quedado impedidos para representarlos. Asimismo, se puede establecer una curatela sobre aquellos que hayan sido declarados pródigos.

En resumen, se puede decir que estos regímenes se diferencian en que la tutela se aplica en caso de incapacidad grave, mientras que la curatela tiene su ejecución para incapacidad leve o temporal. Mientras que en la tutela la asistencia es en todos los actos jurídicos, la curatela aplica solo para actos determinados.

Según el Código Civil ¿Quiénes pueden ser tutores en Santander?

Los primeros para ser llamados a convertirse en tutores, por supuestos son los padres y demás familiares de los afectados. Aquí se evalúa el vínculo que existe entre el tutor y el tutelado, ya que el parentesco, por lo general, es garantía de una correcta representación.

Por otro lado, se debe considerar que en los casos donde aplique se debe dar preferencia al cónyuge del incapaz y, en su defecto, a los padres, hijos, abuelos y hermanos.

Los padres o tutores de incapacitados, pueden designar tutor en su testamento o mediante un documento público. En el supuesto de personas que se encuentren en situación de desamparo la tutela recaerá en las fundaciones tutelares establecidas con ese fin.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.