⊛ Acoso psicológico en el trabajo

Acoso psicológico en el trabajo

La gran mayoría de nosotros pasamos más horas en nuestros trabajos que en casa, por ello es tan importante que exista un buen ambiente laboral. Esto no sólo repercute en nuestro desarrollo profesional sino en nuestra salud física, mental y emocional. Sin embargo, se ve con gran preocupación la presencia constante de situaciones que encajan en algún tipo de acoso laboral, que puede implicar una grave afectación de la víctima.

Conozcamos de qué se trata, cómo reconocerlo y cómo actuar frente a él.

¿Qué se entiende por acoso psicológico en el trabajo?

Para iniciar este tema, debemos conocer de qué se trata el acoso psicológico en el trabajo. Este punto es particularmente relevante porque se puede llegar a confundir con otros comportamientos que no son catalogados como acoso. Así pues, es importante destacar que no existe una definición precisa, pero sí se han hecho muchos esfuerzos.

Dicho lo anterior, la Organización Internacional del Trabajo define el acoso laboral como una acción psicológica repetida o persistente por la que, una persona o varias hiere a una víctima, humillándola, ofendiéndola o amedrentándola, en el lugar de trabajo y en conexión con el trabajo.

En este orden de ideas, podemos encontrar otras definiciones, pero siempre tienen en común algunos elementos. Es decir, el acoso psicológico en el trabajo viene determinado por una serie de conductas sistemáticas o constantes que generan violencia psíquica, estos ataques van dirigidos a la vida privada o profesional del trabajador y los mismos atentan contra la dignidad o integridad, física y psíquica, de la víctima.

Tal vez estas definiciones no dan mucha claridad sobre este tema,  como sí lo hacen los ejemplos. De manera que, podemos enunciar de forma meramente enunciativa las acciones más comunes que se constituyen en acoso o mobbing laboral, a saber: el o los acosadores se valen de medidas organizativas para efectuar sus ataques.

Del mismo modo, atacan constantemente las relaciones sociales y la vida privada de la víctima. También se evidencia acoso cuando se busca dañar la reputación de una persona haciendo circular rumores, atacando injustificadamente su trabajo e incluso obstaculizando las funciones normales del trabajador.

Características del acoso psicológico en el trabajo

Si hasta ahora se siente identificado con alguna situación de acoso laboral, es importante que contacte a un abogado experimentado en esta materia, nuestro excelente equipo se encuentra en Málaga para asesorarle. También es vital que aprenda a detectar estas conductas, antes de que le generen daños a su salud y a su progreso laboral. Por tanto, de seguidas indicamos las características más relevantes del acoso psicológico laboral.

Factor temporal del acoso

Uno de los principales rasgos del mobbing, es que los ataques del acosador se presentan de manera sistemática o al menos sus efectos se prolongan en el tiempo. Se ha llegado a determinar que esta violencia se considera prolongada, cuando se presenta como mínimo una vez por semana durante más de seis meses.

Sin embargo, hemos podido identificar casos en los que el ataque se manifiesta con un acto único, pero sus efectos permanecen. Por ejemplo, cuando se aísla a la víctima del resto del equipo de trabajo, lo que puede hacerse enviándolo a trabajar a una oficina apartada. En este caso, el acto en sí se realiza una vez, pero el apartar al trabajador del grupo, mantiene sus efectos por un tiempo.

Los sujetos intervinientes

El acoso requiere la participación de al menos dos actores, el acosador y la víctima. Vale señalar que estos intervinientes pueden ser una persona o un grupo de ellas.

Conductas acosadoras

Claramente, deben manifestarse acciones que tengan como consecuencia una afectación en la reputación y relaciones sociales de la víctima. Al tiempo que impiden el desarrollo de sus tareas, todo lo cual tiene la finalidad de que abandone su lugar de trabajo.

Nivel jerárquico

Para que se produzca acoso psicológico laboral, este debe provenir de una persona dentro de la organización. Pero contrario a lo que suele creer, esto no sólo se presenta en una jerarquía vertical de una persona que ocupa un cargo superior hacia un subordinado. El acoso, también puede ser horizontal, es decir venir de un compañero. Aunque el acoso vertical puede ser descendente, o sea el acosador de un rango menor a su víctima.

Fases del acoso

Es necesario tener en cuenta que el acoso laboral es un proceso es decir se va desarrollando por fases. Siendo la primera de ellas, la fase de conflicto, en la cual aparecen las primeras disputas interpersonales que, de no resolverse, pueden ser el nacimiento de un gran problema en el equipo de trabajo.

La siguiente fase es la estigmatización, donde se manifiesta la dinámica de acoso en el ambiente laboral, por un tiempo prolongado.

Cuando existen en la empresa mecanismos para detectar y detener estas prácticas, puede darse la llamada fase de intervención, donde la dirección de la organización se da por enterada de esta situación. Desde esta posición, se toman medidas que permitan acabar con el acoso, esto puede ser recurriendo a licencias médicas, despidos o reubicación. Lamentablemente, lo más común es que esta fase no exista.

Así, llegamos a la fase de exclusión, es aquella en la que el problema ha escalado lo suficiente como para afectar psicológicamente al trabajador. Los efectos, más evidentes es el aislamiento, ansiedad y depresión, hasta que finalmente, el acosado abandone la organización.

Daños a la víctima

Como ya adelantáramos, los efectos del acoso laboral no sólo son de índole psicológicos sino físicos y sociales. Entre los más destacados encontramos, trastornos cadiovasculares, dolores musculares, trastornos respiratorios o gastrointestinales. A estos problemas se le suman: depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, variaciones del apetito, miedos, inestabilidad emocional, sentimiento de culpa, pensamientos negativos, conductas de aislamiento, etc. Todo esto sin mencionar la merma profesional de la víctima.

¿Qué herramientas legales tiene frente al acoso psicológico en el trabajo?

Ya se lo hemos adelantado, si tiene este problema contacte con un abogado experto en esta materia, este letrado le informará las vías legales de las que dispone. Mientras tanto, le hacemos un breve recorrido.

En todo caso lo primero será, informar al Comité de Seguridad y Salud de la empresa, sobre la situación sufrida. Será de ayuda investigar si existe algún protocolo de actuación establecido en la organización en casos de acoso laboral y activarlo a la brevedad. Y de ser necesario, proceder a informar a la Dirección de la empresa.

Si la empresa no interviene de manera satisfactoria, lo siguiente será presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo. En estos supuestos, un inspector realizará una visita a la empresa con lo que se espera contrastar los hechos. El resultado será la emisión de un acta, que constituye un medio de prueba idóneo para acudir posteriormente a la jurisdicción de los tribunales.

Vía judicial

Finalmente, puede realizar una denuncia ante los tribunales competentes, en este punto puede decidir iniciar un procedimiento penal (tipificado como delito con pena de prisión de 6 meses a 2 años) o civil, o en los casos de tratarse de un funcionario público acudir al contencioso-administrativo.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.