⊛ ¿Qué es la custodia y la guarda compartida?

Guarda y Custodia Compartida

Toda separación o divorcio es un difícil proceso, sin importar que se trate de una decisión mutua o contenciosa. Por su parte, esto se puede llegar a ser aún más complicado cuando hay hijos menores de por medio y se debe decidir cuál de los padres tendrá la custodia o si la compartirán. En este sentido, lo más importante es el bienestar de los hijos.

Si se encuentra en esta situación, siga leyendo para conocer más al respecto.

qué es custodia compartida

¿Qué debe entenderse por la guarda y custodia de los hijos?

Iniciemos por dejar claro este importante concepto, así tenemos que la guarda y custodia es el cuidado, convivencia y asistencia que los progenitores deben tener para con sus hijos. De esta manera, se puede afirmar que facilita el adecuado desarrollo, educación y formación de los hijos.

Sin embargo, cuando se da un divorcio o separación esta convivencia ordinaria se interrumpe, pero debe procurarse la estabilidad de estas obligaciones. Para ello, debe determinarse qué padre mantendrá la custodia de los hijos después de la separación o si ambos la ejercerán de forma conjunta, siendo esta última opción una de las más favorables y a la que se conoce como custodia compartida.

Custodia compartida en Málaga

Bien sea que vaya a iniciar o ya se encuentre en un proceso de divorcio y hay hijos menores en común, debe saber que lo primero será estar bien asesorado por un abogado especialista. Sin importar que su proceso sea de mutuo acuerdo o contencioso, el punto relativo a los menores es particularmente relevante y sensible.

Teniendo en cuenta lo anterior, le contamos que la guarda y custodia puede tener varias modalidades. Las más destacadas son la monoparental y la compartida, la primera, es la ejercida de manera exclusiva por uno de los progenitores. Mientras que la segunda es la más recomendable por el bien superior de los hijos. Así, la custodia compartida, es aquella en la que los padres ejercen la custodia de forma conjunta.

Por lo general, ambas partes ejercen el cuidado, educación y formación de los hijos conjuntamente durante períodos que no se solapan entre sí.

De lo anterior, se debe resaltar que en el tiempo en el que los hijos convivan con uno u otro padre éste será el responsable de tomar las decisiones cotidianas de los hijos.

¿Cómo se decide la distribución de la custodia?

La decisión sobre qué padre ejercerá la custodia o si ésta será compartida, pueden realizarla los propios progenitores de mutuo acuerdo, pero si no existe consenso entre ellos corresponderá al juez, lo cual por lo general ocurre cuando estemos frente a un divorcio contencioso.

En cualquier caso, durante el proceso de separación o divorcio deberá presentarse al juez un acuerdo o plan de parentalidad. En dicho documento, se deberán establecer aspectos como: la determinación del lugar en el cual vivirán los hijos habitualmente. Asimismo, se deberán resaltar las tareas de las que se responsabilizará cada padre en relación con las actividades cotidianas de los hijos. Del mismo modo, la manera en la que se efectuarán los cambios de custodia y la división de los gastos que generen.

Otro aspecto a destacar sobre la custodia compartida, es que mientras un progenitor la ejerce, el otro debe tener un régimen de visitas y éste debe estar recogido en el acuerdo. En este orden de ideas, también se debe establecer la forma de comunicación con los hijos durante los periodos que una de las partes no los tenga consigo.

Por su parte, el régimen de estancias durante las vacaciones y fechas señaladas, el tipo de educación y actividades extraescolares y la forma de decidir algún asunto particularmente relevante de los hijos, son otros puntos a tener en consideración para la elaboración del acuerdo.

Como se puede evidenciar, son temas delicados y de mucha sensibilidad para una familia que se encuentra en un proceso de separación y adaptación. Por tal motivo, es necesario acudir a un abogado especializado en familia para que lo oriente en la mejor forma de redactar estos puntos. Nos encontramos en Málaga para ayudarle en este difícil proceso.

Acuerdo entre las partes para la custodia

Si las partes han logrado un acuerdo sobre los aspectos antes mencionados, deberán presentarlo ante la autoridad judicial para su aprobación. Por su parte, el juez lo estudiará velando siempre por el respeto al principio del bien superior del menor.

Si a consideración del juez, el acuerdo contiene elementos que no cumplen con el principio del bien superior del menor, les indicará a las partes de ello, fijando un plazo para su subsanación. Si el acuerdo modificado, no cuenta con la aprobación del juez o no se presenta una nueva propuesta, será el juez quien decida.

Decisión del juez

A falta de acuerdo entre los padres, la autoridad judicial determinará el tipo de custodia y la repartición de responsabilidades, aunque siempre atendiendo al criterio de responsabilidades parentales conjuntas. No obstante, si durante el proceso y sobre los elementos de convicción presentados, el juez considerara que la custodia compartida no conlleva un bien para los hijos, podría disponer la custodia monoparental.

Sobre este particular, el juez evaluará aspectos relevantes, como por ejemplo el mandato legal según el cual no procederá la custodia compartida cuando a uno de los progenitores se le haya dictado sentencia firme por actos de violencia familiar o machista de los que los hijos hayan sido o podido ser víctimas directas o indirectas o cuando haya indicios fundamentados de estos hechos.

Guarda-Custodia y la Patria Potestad ¿son lo mismo?

Finalmente, no podemos dejar de mencionar una importante diferencia entre estas dos figuras jurídicas, ya que muchas veces son confundidas.

Así pues, encontramos que la patria potestad viene a ser la representación general que los padres ejercen, así como la administración de los bienes de los hijos menores de edad. Es decir, esta figura existe por el mero hecho de ser los progenitores del menor. Y la única forma de perderla es por las causas establecidas por ley, debiendo dicha circunstancia ser declarada por un juez.

Por otro lado, la guarda y custodia, como ya lo señaláramos es la convivencia habitual, el cuidado y las decisiones cotidianas de la vida de los hijos menores. Que evidentemente, puede ser objeto de acuerdos o incluso puede ser ejercido por uno de los padres, pero que no implica de forma alguna la pérdida de la patria potestad del otro.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.