⊛ ¿Qué es despido y cómo funciona en Málaga?

Despidos en Málaga

La estabilidad laboral es un elemento fundamental en la vida de cualquier persona, pues de ello dependen sus ingresos y calidad de vida, tanto suya como de su familia. Por lo anterior, resulta sumamente importante conocer la regulación legal de la relación laboral, especialmente lo relativo al despido.

Al respecto, recordemos que el empresario debe cumplir con determinados extremos legales para efectuar el despido, mientras que el trabajador puede recurrir esta decisión. Acompáñenos para conocer detalles sobre este importante tema.

despido

¿En qué consiste el despido?

Si bien es cierto este concepto no es desconocido para nadie, desde el punto de vista legal es importante precisarlo. En este sentido, encontramos que el despido es esa decisión tomada por el empresario con la intención de dar fin o extinguir la relación laboral que mantiene hasta ese momento con un trabajador, en virtud de un contrato de trabajo.

De la definición anterior, se pueden distinguir las siguientes características del despido:

– En primer término, se trata de un acto unilateral, pues es el empresario quien toma la decisión de poner fin a la relación laboral, para lo cual no se requiere el concurso del trabajador.

– Asimismo, su finalidad es extintiva, ya que el objetivo es dar por terminado el vínculo laboral.

– Finalmente, es receptivo porque para surtir sus efectos el despido debe ser comunicado al trabajador según las formalidades dispuesta por ley.

¿Qué tipos de despidos existen en Málaga?

Cuando hablamos de despidos en España, podemos distinguir tres tipos. En todo caso, si lo han despedido y no se encuentra conteste con esta decisión de su empleador, lo primero que debe hacer es acudir a un abogado laboralista.

Despido disciplinario

Estamos frente a este tipo de despido cuando se materializa una falta o incumplimiento grave por parte del trabajador. Estas causas pueden ser las establecidas en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores. No obstante, vale destacar que cada sector puede determinar, en su convenio colectivo, los hechos que pueden calificarse como graves y que conlleven a un despido disciplinario.

Despido objetivo

El despido objetivo es cuando la terminación de la relación laboral se debe a razones técnicas, organizativas, productivas o económicas, las cuales deben ser debidamente justificadas por la empresa.

Despido colectivo

Este supuesto pudiera considerarse como un tipo específico de despido objetivos, pero que por tener sus particularidades se explica de forma diferenciada. Así las cosas, tenemos que este tipo de despido se configura cuando el empresario decide dar por terminado los contratos de trabajo, de un determinado número de trabajadores, por causas objetivas.

¿Cuándo un despido se hace improcedente o nulo?

Un despido es procedente cuando el empresario es capaz de probar la existencia de las causas que motivaron su decisión de terminar el contrato. Al respecto es necesario mencionar que cuando se logren demostrar causas disciplinarias, no corresponderá el pago de ningún tipo de indemnización.

Al contrario, si se trata de un despido objetivo, el empresario deberá pagar una indemnización de 20 días por cada año trabajado, los cuales sumarán hasta un máximo de 12 mensualidades.

No obstante, existen supuestos donde el despido se hace de manera incorrecta, lo cual genera determinadas consecuencias en contra de la empresa.

Despido improcedente

En estos casos, el empresario no puede demostrar que se haya producido algún incumplimiento por parte del trabajador. También estaremos ante un despido improcedente, cuando no se cumpla con los requisitos formales exigidos por ley.

Declarado como improcedente el despido, el empresario tiene la opción de readmitir al trabajador en las mismas condiciones que ostentaba o definitivamente no readmitirlo, procediendo a pagar una indemnización.

Despido nulo

Por último, encontramos al despido nulo que se presenta cuando el empresario ha terminado el contrato de trabajo por causas discriminatorias, que violan la ley, la Constitución Española o derechos fundamentales.

Una vez el despido sea calificado como nulo, el empresario solo tendrá la opción de readmitir al trabajador, por lo que deberá abonar los correspondientes salarios generados durante el despido.

¿Cómo debe realizarse el despido?

Hemos hablado de que el empresario debe cumplir algunas formalidades para que el despido surta sus efectos. A continuación, les presentaremos los pasos o requisitos que debería tener todo proceso de despido. De manera que, si usted ha sido despedido sin que se cumplan estas formalidades, o aun habiéndose cumplido considera necesario oponerse al mismo, nuestro excelente equipo de abogados expertos en materia laboral, lo asesorarán en su reclamación, nos encontramos en Málaga a su entera disposición.

❶ Un despido debería iniciar con un preaviso, si se trata de un despido por causas objetivas, éste deberá ser de 15 días.

❷ Otro aspecto relevante, viene dado por la carta de despido. Esta es la comunicación formal al trabajador, donde se le informa las razones del despido, la propuesta de finiquito y las cantidades adeudadas.

❸ También debe especificarse en esta carta la fecha a partir de la cual será efectivo el despido.

Mediación y juicio laboral

Una vez que el trabajador recibe la carta de despido, sólo tiene dos posibles caminos: el primero es aceptar el despido y las cantidades liquidadas o puede impugnar la decisión de su empleador. Si se elige impugnar, es importante que conozca el procedimiento que deberá seguir para hacer valer su reclamación.

Fase de mediación

Esta es una etapa previa a los tribunales, cuya principal idea es llegar a un acuerdo para evitar la vía judicial, pasando primero por un órgano de mediación y arbitraje. Se inicia esta fase con la interposición de la Papeleta de Conciliación, que haga el trabajador, dentro de los 20 días hábiles siguientes a la fecha del despido. Dicha papeleta, es un escrito donde se resume en términos claros los hechos que llevaron al despido.

A esta fase deben acudir el empresario y el trabajador, es recomendable que lo hagan asistidos  por sus abogados. De este proceso de mediación, puede resultar un acuerdo, el cual tendrá los efectos de una sentencia, pero también puede darse que no exista posibilidad de acuerdo, es decir una conciliación sin avenencia.

Juicio laboral en Málaga

Sin un acuerdo pactado en la mediación será el momento de acudir a la vía judicial. El proceso se inicia con la demanda, que debe ser presentada en un plazo de caducidad de 20 días hábiles desde el despido. Vale destacar que este tiempo se puede ver interrumpido con la presentación de la Papeleta de Conciliación, y se reanuda una vez culmine la conciliación, sin resultado positivo.

Es de señalar que las partes tendrán una última oportunidad de llegar a un acuerdo ante el Secretario Judicial, el mismo día pautado para la celebración del juicio. En caso de alcanzarse este acuerdo, tendrá la validez y fuerza de una Sentencia dictada por el Juez.

En caso contrario, el juicio por despido seguirá su curso resolviéndose a través de Sentencia.

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.