⊛ ¿Qué es responsabilidad civil por daños y perjuicios? - Galán Palmero Abogados

Responsabilidad civil por daños y perjuicios

Los seres humanos nos encontramos obligados a convivir y para lograrlo nos reunimos en comunidad. Cada comunidad ha establecido sus reglas de convivencia, sin las cuales existiría un constante caos. Sobre estas ideas, las sociedades han construido un principio fundamental: el que cause un daño a otro debe repararlo. Esto es básicamente lo que llamamos responsabilidad civil, ¿quiere saber más al respecto? Entonces continué la lectura.

¿Qué es la Responsabilidad Civil?

A lo largo de nuestra vida es probable que hayamos escuchado este término muchas veces. De hecho, seguramente o nos hemos tenido que enfrentar a una demanda o nos hemos visto obligados a demandar el resarcimiento de algún daño. Pero lo mejor será determinar con exactitud de qué se trata esta figura jurídica tan popular.

Así pues, tenemos que la responsabilidad civil es aquella obligación de hacer frente o reparar los daños y perjuicios causados a otra(s) persona(s) o a su patrimonio. Dicha reparación, puede darse bien sea restituyendo la situación del afectado al estado en el que se encontraba antes de causar el daño o perjuicio o a través del pago de una indemnización económica.

Tipos de Responsabilidad Civil

Ahora bien, esta responsabilidad puede ser de dos tipos, según lo que la origina, a saber:

Responsabilidad civil contractual

Es aquella responsabilidad derivada de una relación contractual entre los involucrados. En estos casos, existe un contrato en el cual se estipularon cláusulas destinadas a regular las posibles sanciones a las que habrá a lugar cuando alguna de las partes no cumpla sus obligaciones. Aquí la voluntad de las partes jugará un papel esencial.

Responsabilidad civil extracontractual

En oposición a la anterior, en estos casos los involucrados no tienen una relación contractual, por lo que los daños y perjuicios no están previstos en un contrato. Son los casos más comunes donde el causante del daño y el perjudicado muchas veces ni se conocen. Ejemplo de este tipo de responsabilidad son los accidentes de tráfico, un daño causado a un transeúnte y escenarios similares.

Con este tipo de responsabilidad, es más que seguro que se identifiquen muchas personas, pues es inevitable que ocurran estos incidentes.

Elementos esenciales de la responsabilidad civil

Aquí es importante señalar que para que exista responsabilidad civil deben concurrir tres elementos, que detallaremos a continuación.

Elemento personal

Este elemento está referido a que deben encontrarse involucradas dos partes: una persona que causa el daño y la que lo soporta. Siendo la primera la obligada a responder civilmente del daño o perjuicio causado.

Lesión

Se trata del incumplimiento contractual o ese daño personal o material que generan los perjuicios a una persona o a su patrimonio. Es decir, es el choque al vehículo, el impago de una cuota o el golpe que provocó la maceta que cayó en el hombro del transeúnte.

Relación de causalidad

Este puede ser el elemento más importante y complejo, que debe demostrarse al momento de reclamar los daños y perjuicios. Consiste en probar que existe una relación causa-efecto entre la actuación del responsable y los daños sufridos.

¿Cómo se repara el daño?

Una vez se ha determinado la existencia de responsabilidad civil, la persona que ha causado el daño o perjuicio se encuentra obligada a restituir el bien lesionado o reparar el daño generado. Si esta reparación o resarcimiento es imposible, dada las circunstancias, se deberá recurrir a una indemnización.

Sobre este particular, es importante que tenga conocimiento de lo siguiente:

Responsabilidad patrimonial universal

Esto se traduce en que la totalidad de su patrimonio, estará disponible para cumplir su obligación de resarcimiento con el tercero afectado. Esto es así, porque puede darse el caso que, en el momento de hacerse el reclamo, el responsable no posea los recursos necesarios para pagar los daños, de manera que continuará obligado hasta que lo satisfaga, lo que implica que deberá hacer frente con lo que ingrese a su patrimonio con posterioridad al hecho.

Restitución sobre indemnización

Tal como lo indicáramos antes, la responsabilidad civil tiene la finalidad de restituir a la persona afectada o a su patrimonio, a la situación en la que se encontraba antes de la acción u omisión que causó el perjuicio. Pero puede ocurrir que esto sea imposible, por ejemplo, el objeto dañado no se puede reparar, tal es el supuesto de la persona que sufrió lesiones que no pueden curarse por completo o no lo dejarán en las mismas condiciones que tenía. En estos casos, se deberá indemnizar al perjudicado.

De darse la indemnización deberán tomarse en cuenta dos conceptos que se verán incluidos en el monto a abonar, estos son: daños personales, patrimoniales y morales y; el daño emergente y lucro cesante. De una manera muy resumida conozcamos estos conceptos vitales para que la indemnización sea adecuada.

Los daños materiales o patrimoniales

Son aquellos que producen un perjuicio o menoscabo, que puede ser valorado en dinero. Por ejemplo la reparación de un auto, la sustitución de un cuadro, etc.

Los daños personales o no patrimoniales

Frente a los daños meramente económicos, es probable que la actuación del responsable genere daños cuya valoración en dinero es muy difícil porque afectan elementos o intereses que involucran la capacidad física, mental y moral del afectado.

Daño emergente

Se trata del valor de la pérdida que haya sufrido el perjudicado en su patrimonio.

Lucro cesante

Este es la ganancia que haya dejado de obtener el perjudicado como consecuencia del daño causado por el responsable.

Seguro de Responsabilidad Civil

Es claro que no se puede escapar de los accidentes y probablemente en algún momento le causemos un daño a otro. Así, a los fines de evitar el perjuicio patrimonial que la responsabilidad civil trae consigo, se puede acudir a un seguro.

De esta manera, el asegurador se convierte en responsable solidario de la obligación de restituir, reparar o indemnizar ante cualquier daño causado.

Como muestra de esto encontramos que la legislación establece la obligatoriedad de contratar un seguro, tal es el caso de los seguros de circulación. En los supuestos de accidentes de tráfico, los daños pueden ser sumamente elevados, por lo que el afectado podrá resultar indemnizado a cargo del asegurador, ya que el responsable muy probablemente no tenga como hacer frente a estos daños con su patrimonio actual ni futuro.

Independientemente de si cuenta o no con un seguro de este tipo, siempre será recomendable acudir a un abogado especialista en responsabilidad civil, en caso de necesitar demandar o si enfrenta una demanda en este sentido. Su abogado de confianza, podrá proporcionarle l0s mejores servicios para lograr el resarcimiento del daño o las mejores defensas en caso de que usted sea el responsable.

Contáctenos

Envíenos un Mensaje

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto

    He leído y acepto la política de privacidad.