⊛ Régimen de incapacitación y cómo tramitarla en Málaga

Abogado para Incapacitación en Málaga

Nadie está exento de sufrir un accidente de cualquier naturaleza. Ahora bien, según el tipo de lesión que se produzca, la víctima puede tener el derecho de obtener un resarcimiento del daño moral o físico del que haya sido objeto. En este punto se debe valorar los daños producidos y, si estos generaron la incapacitación, se deberá determinar la indemnización que corresponda.

En Galán Palmero tenemos muchos años de experiencia en el tratamiento de todo tipo de incapacidades, así como su evaluación y posterior reclamo. Si tiene un evento de este estilo no dude en contactarnos, ¡Nosotros podemos asesorarle!

¿Qué es una incapacitación?

Con este término jurídico se conoce a la privación o restricción legal de la capacidad de una persona para realizar actividades en uno o más ámbitos. En especial se refiere a la reducción de las habilidades o destrezas para ejercer determinados derechos o para desempeñar de forma adecuada una función laboral o un cargo público.

¿Cómo se constituye una incapacitación en Málaga?

Por lo general las incapacidades se constituyen por sentencia judicial. En ese instrumento legal se determinará la extensión y los límites de la incapacidad, es decir si se trata de una incapacidad total o una parcial. De la misma forma se establece el régimen de tutela o guarda a la que haya de quedar sometido el incapacitado y de ser necesario se pronunciará sobre la necesidad de internamiento en una institución adecuada para tal fin.

Finalidad de las incapacitaciones

El fin legal de las incapacitaciones es sin duda alguna, proteger tanto a quien sufrió el evento incapacitante como a su patrimonio. Esto se justifica claramente debido a la ausencia o limitación del discernimiento del incapaz.

Causas de la incapacitación

En realidad, existen muchos eventos que pueden causar las incapacitaciones. Sin embargo y con carácter general, son causadas por enfermedades o deficiencias persistentes (que pueden ser tanto de carácter físico como psíquico) que impidan a la persona afectada gobernarse por sí misma y tomar sus propias decisiones.

En este punto es importante tomar en consideración que las incapacitaciones no son únicamente para los adultos. Los menores de edad también pueden ser incapacitados. Esto siempre que les ocurra un evento que les cause incapacidad y se prevea que la misma persistirá después de la mayoría de edad.

Quiénes pueden promover la incapacitación

No cualquier persona tiene la potestad de promover la incapacitación. Quienes si pueden son:

El primero con el poder legal de promover una incapacidad es el presunto incapaz. Asimismo, está el cónyuge, o cualquier otra persona que se encuentre en situación de hecho asimilable, (como parejas de hecho). Otras personas con esta prerrogativa son los descendientes, ascendientes o hermanos del presunto incapaz.

Llegados a este punto es importante saber que si las personas antes mencionadas, no existieran, no pudieran o no quisieran promover la incapacidad, el Ministerio Fiscal deberá tomar cartas en el asunto y promoverla. Esta intervención del Ministerio queda plenamente justificada en miras de la protección y beneficio del presunto incapaz.

Aunque no cualquier persona puede promoverla, cualquiera, tiene la facultad para poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos que puedan ser determinantes de la incapacitación. Aquí es importante tomar en cuenta que el afectado evidentemente tiene la facultad para el mismo solicitar la ayuda del Ministerio Fiscal para la iniciación del procedimiento de incapacitación.

Por otro lado, en los casos que se trate de funcionarios o autoridades, estas tienen la obligación de exponer la situación ante el Ministerio Fiscal.

Autoridad competente para declarar la incapacitación

La autoridad competente en estos asuntos está claramente plasmada en las normativas al respecto. En tal sentido, la autoridad competente para conocer de las demandas sobre capacidad y prodigalidad es sin duda el Juez de Primera Instancia del lugar donde resida la persona afectada.

Tipos de incapacidades en Málaga

No todas las incapacitaciones son iguales, las mismas se categorizan en función de si el grado de incapacidad es total o parcial:

Incapacidad Total

Para que una persona sea incapacitada de forma total, se requieren varios factores. No es suficiente que padezca una enfermedad persistente de carácter físico o psíquico, sino que además es necesario una prueba que demuestre que es completamente incapaz de gobernar su persona y administrar sus bienes.

En estas circunstancias se establecerá el régimen de tutela y se designará a la persona que deba ejercer tal cargo para representar y velar por el incapaz.

Incapacidad Parcial

De igual forma que en el caso anterior, el presunto incapaz padece una enfermedad persistente de carácter físico o psíquico, pero la incapacitación no es total sino de tipo medio. Ocurre cuando el incapacitado ve afectada de forma parcial la capacidad de autogobierno de su persona y de administración de sus propios bienes.

¿Qué efectos produce la declaración de incapacidad?

Como se mencionó anteriormente, la incapacitación sólo puede establecerla la autoridad pertinente mediante una sentencia donde se determina tanto la extensión como los límites de la incapacitación. De la misma forma se determina el régimen de tutela a la que haya de someterse la persona incapacitada. Lo anterior sin perjuicio de lo establecido para el internamiento no voluntario por razón de trastorno psíquico.

En tal sentido, queda claro que la sentencia puede ser distinta según cada caso, ya que el Juez es quien debe declarar el grado de incapacidad que corresponda a cada situación particular.

Dicha sentencia generalmente debe especificar tanto los actos que el incapacitado puede realizar por si mismo como los que no puede. Por otro lado, también deberá designar al curador, que es quien se encarga de la asistencia del incapaz únicamente en los actos que no pueda realizar por sus propios medios, que por lo general son todos aquellos actos de administración de los bienes y patrimonio del incapaz.

Sin embargo, en los casos cuando en la sentencia no hubiese especificado los actos en que deba ser necesaria la intervención del curador, quedarán sujetos a curatela los actos principales de gestión patrimonial, como la enajenación y gravamen de bienes inmuebles, así como la cesión de bienes en arrendamiento por más de seis años, o la disposición de bienes o derechos a título gratuito, entre otros actos. Si tiene alguna duda, nuestro equipo de abogados de Galán Palmero está a su servicio.

Contáctenos

Envíenos un Mensaje

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto