⊛ Reclamamos tus Tarjetas de Crédito Abusivas - Galán Palmero Abogados

Tarjetas de crédito abusivas

¿Llevas años pagando cada mes su tarjeta de crédito, y el saldo de la misma no baja. Es decir, aunque pagas lo que debes no disminuye?

¿Tienes una tarjeta de crédito revolving?

Es decir, un tipo de tarjeta de crédito, cuya particularidad es que el pago de las compras, disposiciones en efectivo, etc. que se realicen con la misma, se aplazan. Se paga una cuota mes a mes.

Por lo general pagas una cuota fija, que suele ser baja, o un porcentaje de la deuda pendiente. La realidad es que estas tarjetas funcionan como microcréditos y aplican unos intereses altísimos, entre el 20 y el 30%; y pagando una cuota baja y con unos intereses tan altos, la deuda se alarga indefinidamente y nunca baja.

Te ayudaremos a recuperar tu dinero

¡Nosotros te ayudaremos!

    He leído y acepto la política de privacidad.

    ¿Qué se reclama?

    El TS ha establecido que este tipo de tarjetas tienen un tipo de interés abusivo, y ha declarado nula la cláusula de intereses de estas tarjetas. Por lo tanto, se consigue la devolución de todos los intereses, intereses de demora, gastos y comisiones pagadas.

    Reclame sin riesgos.

    Con Galan Palmero Abogados, el cliente sólo paga honorarios si se consigue la devolución de los intereses abusivos pagados. Tampoco se paga cantidad alguna por adelantado para interponer la reclamación judicial.

    Documentación necesaria

    Contrato de la tarjeta

    Recibos mensuales pagados

    Si no tiene alguna documentación nosotros le indicamos como conseguirla.

    En Derecho Mercantil todo contrato cuenta con condiciones y cláusulas que deben ser conocidas por las partes antes de firmar cualquier tipo de acuerdo. En este sentido el uso de una tarjeta de crédito lleva consigo la aceptación, por parte del titular de la tarjeta, de determinados estatutos que regirán la relación de préstamo. En consecuencia, esta figura crediticia, se presta para tener en su contrato algún tipo de cláusula que sea perjudicial para el usuario.

    En razón de lo anterior, veamos las cláusulas abusivas típicas que suelen incorporar las tarjetas de crédito

    ¿Qué es una cláusula abusiva?

    Son estipulaciones contractuales que afectan directamente al consumidor y generan un desequilibrio entre las partes. Por ejemplo, existen estipulaciones que en determinadas circunstancias colocan los intereses a cancelar por el deudor en sumas bastante altas. Por lo general, este tipo de cláusulas suelen estar contenidas en los contratos de adhesión (esos que se firman al abrir la cuenta o solicitar la tarjeta sin tener siquiera tiempo a revisarlos) y suelen ser una constante, en especial al contratar con entidades bancarias.

    Al respecto, existen estamentos legales que establecen los límites y requisitos de las cláusulas para evitar que sean abusivas. El confirmar la existencia de una convención de este tipo, la hace nula y se tendrá como jamás estipulado.

    Características de una cláusula abusiva

    A continuación, se presentan los elementos esenciales a destacar de esta figura:

    No son negociadas de forma individual

    Generalmente en los contratos con estipulaciones de tipo desmedida no las presentan de manera clara e individual. Por esto mismo, este tipo de estatuto busca generalmente pasar desapercibido.

    Perjudican al consumidor

    Suelen generar desequilibrios que lesionan los derechos de uno de los contratantes, quien usualmente es el deudor y al que le toca asumir las cargas negativas.

    Costes desproporcionados

    Es característico de estos estatutos que, en un determinado contexto, impone pagos o sumas de intereses completamente desproporcionadas respecto del bien o la contraprestación debida.

    Las tarjetas de crédito y las cláusulas abusivas

    De manera similar, una tarjeta de crédito requiere la aceptación de una serie de condiciones, en las cuales puede encontrarse una que implique un exceso contra el titular de la tarjeta. Por ejemplo, son bastante comunes aquellos casos en que las disposiciones establecen el cobro de unos intereses excesivamente altos para los deudores, generándose un ciclo del que es imposible salir.

    Esto se debe a que el deudor realiza un pago mensual, con el cual únicamente amortiza a la obligación cancelando intereses, pero no abona en ningún momento a la deuda como tal. En estos supuestos, las condiciones desproporcionadas permiten la intervención de los tribunales, a objeto de anular esas disposiciones y lograr una indemnización para el cliente. 

    Clasificación de las cláusulas abusivas 

    Las cláusulas abusivas se pueden clasificar de la siguiente manera:

    Costes excesivos en las tarjetas de crédito

    El caso típico de cláusula abusiva en un contrato de tarjeta de crédito es el referente al coste excesivo de intereses, intereses variables e indexados y plazos de pago absurdos. Así, en aquellos supuestos en los que se verifiquen estas condiciones, estaremos en un claro supuesto de cláusula abusiva, que puede ser recurrida. 

    Asimismo, será abusivo cuando se obligue al usuario a vincularse con la entidad, aun cuando esta entidad no cumpla satisfactoriamente con el trato. Igualmente aplica a aquellas cláusulas que establezcan indemnizaciones desproporcionadas al deudor cuando este se insolvente.

    Por afectar derechos del consumidor

    Se refiere al caso en que se establezca que un incumplimiento dará pie a la violación de algún derecho del usuario. Igualmente, cuando se perturbe al consumidor en sus facultades sobre compensación de créditos, retención o consignación. Del mismo modo, cuando se imposibilite al deudor resolver por incumplimiento el contrato con el ente bancario.

    La falta de reciprocidad

    Este caso trata de estipulaciones que obliguen al deudor en el cumplimiento de lo pactado aún y cuando la otra parte no haya cumplido con las suyas, es decir, cuando se establezca alguna suma por concepto de resignación por parte del deudor, pero no aplique igualmente a la otra parte. 

    En general, este punto trata respecto de todas las estipulaciones que tengan un carácter equitativo y de igual aplicación para ambos contratantes.

    Respecto de las garantías

    Primero, va dirigida a los casos en que se establece una garantía desproporcionadamente alta respecto del alcance del servicio prestado por el banco o ente crediticio. También, en las situaciones en que se le otorgue la parte de la prueba al consumidor, cuando no le corresponda a este.

    De la ejecución del contrato

    Trata de los estatutos en los cuales se implique la adhesión del usuario con cláusulas no conocidas al momento de la contratación. Igualmente, cuando se le trasladen al deudor pagos motivo de errores no imputables a él. De la misma manera son abusivas aquellas que obliguen al usuario a la contratación de servicios o accesorios que no haya solicitado. 

    Del derecho y la competencia judicial

    Serán fraudulentas las condiciones que obliguen a tener como juez competente uno distinto al que corresponda por el territorio que aplique en el contrato. De la misma manera, cuando obligue a resolverse el conflicto por ley extranjera, distinta a la del lugar en el que se realizó la negociación.

    ¿Cómo reclamar una cláusula abusiva en una tarjeta de crédito? ¡Puedes obtener una indemnización!

    El Tribunal Supremo ha establecido que un caso típico de cláusula abusiva es el interés abusivo de las tarjetas de crédito. En consecuencia, ha declarado nula la cláusula de intereses de estas tarjetas. Con ello, se consigue la devolución de todos los intereses, intereses de mora, gastos y comisiones pagadas.

    En este sentido, el procedimiento de nulidad e indemnización a ser intentado, pasa por una revisión previa del contrato de tarjeta de crédito suscrito. Es de recordar que la Entidad financiera está obligada a facilitarle una copia del mismo. Así, revisada y constatada la existencia de una cláusula abusiva, se procede a reclamar su nulidad ante los juzgados correspondientes. 

    En consecuencia, este tipo de cláusulas serán calificadas como nulas por el juez y, al verificarse su existencia, son tomadas como inexistentes para ese convenio. Con lo anterior, se ordena la devolución al cliente de todos aquellos costes pagados excesivamente en razón de dicha cláusula.

    Es importante el estar muy bien asesorado al momento de encontrarse en una situación en la que se es víctima de una cláusula abusiva. El contar con un apoyo que sea experto en la materia, asegura un desenlace favorable para el perjudicado. De esta buena representación depende que puedan ser solicitados las devoluciones de todos los cobros indebidos y las indemnizaciones pertinentes.

    Te ayudaremos a recuperar tu dinero

      He leído y acepto la política de privacidad.