⊛ ¿Qué es el divorcio y separación en Málaga?

Separación y divorcio en Málaga

Cuando una pareja decide casarse, esperan que este vínculo se mantenga para toda la vida. Sin embargo, por diversas circunstancias, esto no siempre es posible y se presenta la necesidad de separarse o divorciarse. En este difícil momento, y ante la existencia de múltiples situaciones de angustia y estrés, lo mejor es estar bien asesorados desde el punto de vista legal.

De esta manera, se procurará resolver ambos casos, con la menor cantidad de conflictos.

 

¿Es lo mismo una Separación y un divorcio?

Iniciemos por dejar claro dos conceptos que suelen confundirse, pero que desde el ámbito legal, tienen implicaciones diferentes. De este modo, encontramos que separación y divorcio no son sinónimos.

Por una parte, tenemos que la separación es una situación en la cual el vínculo matrimonial no se extingue. Por lo tanto, los miembros de la pareja siguen siendo cónyuges, pero se configura un cese de la convivencia entre ambos. De hecho, el matrimonio sigue existiendo hasta tal punto que no podrían contraer nuevas nupcias.

Por otro lado, el divorcio sí implica una disolución del vínculo matrimonial, así como del régimen económico matrimonial. Caso en el cual, los excónyuges pueden volver a contraer matrimonio.

Pese a la gran diferencia señalada, ambas figuras requieren de una sentencia que las declare, salvo la separación -particularmente la de hecho que como su nombre lo indica no se determina judicialmente-. Otra similitud radica en que al declararse cualquiera de estos estados, se le impide al otro cónyuge heredar sin testamento o tener derecho a la legítima.

El divorcio y sus tipos

Teniendo claro que el divorcio es la disolución del vínculo matrimonial, es importante señalar que la ley establece para su solicitud, el transcurso de al menos tres meses desde el matrimonio. Asimismo, vale indicar que para que surta todos los efectos, el divorcio debe ser declarado mediante una sentencia dictada por un juez, o notario bajo ciertas condiciones.

Ahora bien, disuelto el matrimonio, aquellas obligaciones maritales como la cohabitación, el deber de ayuda mutua, la fidelidad, entre otras, también se extinguen.

Dicho lo anterior, pasemos a conocer los distintos tipos de divorcios existentes, según el  procedimiento aplicable.

Divorcio contencioso

Cuando una de las partes no está de acuerdo en divorciarse o existen discrepancias con la repartición de los bienes comunes, este es el tipo de divorcio que se estará instruyendo.

Para iniciar este procedimiento, basta con que alguno de los cónyuges desee divorciarse, pues nadie se encuentra obligado por ley a permanecer casado. En este sentido, no es necesario que exista separación previa o se alegue alguna causal de divorcio. Y lo que pasará a ser objeto de discusión será la división de los bienes, en los casos en los que haya hijos en común menores de edad, se discutirá la guarda de los mismos y el correspondiente régimen de visita.

Divorcio Exprés o consensuado

Frente al supuesto anterior, se encuentra el caso ideal y mucho más sencillo, es decir, cuando ambos cónyuges han acordado poner fin a su matrimonio. En estos casos, debe existir acuerdo sobre cómo se ejecutará el divorcio. Para ello, se presentará un documento firmado, contentivo del acuerdo donde ambos cónyuges den por terminado el matrimonio, con indicación de los bienes que cada uno recibirá, aquellas obligaciones a las que se comprometen y cómo procederán en el cuidado de los hijos después del divorcio.

Divorcio notarial

Esta opción es cómoda y rápida, y las condiciones para acudir a ella es que el divorcio sea de mutuo acuerdo, el matrimonio se haya celebrado con más de tres meses de anticipación y no tengan hijos menores.

Si cumple estas condiciones, sólo deberá concertar una cita en la Notaría del último domicilio común y se emitirá acta notarial de divorcio el cual surtirá todos sus efectos desde el momento de su firma.

Divorcio con hijos

Por último, independientemente de que el divorcio sea amistoso o contencioso, si existen hijos menores, lo debe conocer un tribunal. Para el caso de un divorcio consensuado, el acuerdo será revisado por el Ministerio Fiscal, para cerciorarse de que se respeten los derechos de los menores. Posteriormente, será homologado por el Juez siempre que éste considere que no existen violaciones al orden público.

En aquellos casos en los que no haya acuerdo, el juez decidirá según los elementos probados lo que beneficie más al menor.

De todos los tipos de divorcio señalados, es de destacar que este último (contencioso con hijos) es el más complejo. Si se encuentra en esta situación, no dude en contactar a nuestro equipo de abogados especializados quienes le asesorarán para lograr la mejor estrategia.

La Separación en Málaga y sus tipos

Ya señalamos que la separación es la situación jurídica que permite cesar algunas obligaciones matrimoniales. Esto será por un determinado tiempo, por lo que prevalece el carácter temporal de la separación. Este tiempo de distanciamiento, le permitirá a las partes decidir el futuro de su matrimonio.

Pasemos entonces a conocer los tipos de separación, y las implicaciones de cada uno de ellos.

Separación de hecho

Puede darse por acuerdo entre los cónyuges o por decisión de uno de ellos, en el cual se materializa el cese de la convivencia. Tal como lo indica su nombre, se produce sin la intervención de una autoridad judicial. A pesar de ser muy común es poco recomendable acudir a esta vía, pues suelen presentarse muchos problemas a nivel patrimonial. Esto se debe a que, si no se disuelve el régimen económico matrimonial, el régimen común subsiste y después lo que cada cónyuge considere suyo realmente es de la comunidad.

En caso de que se produzca esta separación, lo mejor es notificar a la brevedad la separación ante un juzgado.

Separación de muto acuerdo

Es un procedimiento judicial sencillo, económico y más amigable para los involucrados. Para solicitarla, debe haber pasado mínimo tres meses desde la celebración del matrimonio. Asimismo, deben establecerse los acuerdos sobre la guarda y custodia de los hijos, de ser el caso, uso de la vivienda familiar, entre otros aspectos.

Separación contenciosa

Si no hay acuerdo entre las partes, el juez dictará sentencia donde se  establezcan los términos según su valoración. En tal sentido, el juez podrá dictar medidas de carácter provisional para el régimen de visitas, guardia y custodia y pensión de alimentos.

¿Qué ocurre con la vivienda después del divorcio?

Otro tema relevante es la atribución del uso de la vivienda que, hasta el momento del divorcio o separación, haya constituido el domicilio familiar. Asunto que, por cierto, es de los más conflictivos en los procedimientos de esta índole.

En este orden de ideas, ya sea el juez o las partes en los procedimientos consensuados, se debe determinar cuál cónyuge permanecerá residiendo en la vivienda después de la ruptura. Esta decisión, no necesariamente concuerda con quien es el propietario del inmueble.

Pensión de alimentos

No podemos finalizar estas líneas sin tratar brevemente lo que es la pensión de alimentos. Así las cosas, se trata de una contribución económica a la que se encuentran obligados ciertos familiares, en favor de sus parientes, para que cubran sus gastos básicos (alimentación, vestido, educación, salud, etc.).

En el caso particular del divorcio y la separación, esta es la pensión que deben percibir los hijos menores o mayores que no posean recursos propios por causas ajenas a su voluntad, por lo general del padre que no posee la custodia de los mismos.

No debe confundirse con la pensión compensatoria, a favor del cónyuge cuya situación económica sufre un gran desequilibrio después del divorcio o separación.

Contáctenos

Envíenos un Mensaje

¿Preguntas?

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres contratar algún servicio o pedir presupuesto?

Escríbenos, estaremos encantados de atenderte en la mayor brevedad posible

imginicio5

Solicitar presupuesto